Aller en haut de page

Actualidades

RESPECTO A LA CONVOCATORIA DE LOS SERVICIOS DE SEGURIDAD INTERNA

RESPECTO A LA CONVOCATORIA DE LOS SERVICIOS DE SEGURIDAD INTERNA: 

Yo, Profeta Kacou Philippe, quisiera con humildad y respeto decir claramente a las autoridades marfileñas que, como profeta, nunca atenderé la convocatoria de cualquiera que sea. Y esto, nadie puede entenderlo, porque yo estaba solo cuando estaba recibiendo y viviendo la visión el 24 de abril de 1993. Y sobre todo porque la humanidad nunca ha visto y conocido a un verdadero profeta vivo como Moisés, Isaías, Jeremías, Daniel y demás. Que nadie me defienda, ya que no lo necesito. Estoy solo y sea lo que sea, como mi maestro Jesucristo, quiero estar solo. Soy el único responsable de todo lo que digo. Aunque alguien quiera ayudarme o defenderme, no lo necesito. Me alegro por predicar correctamente y nunca defraudaré lo que dijo mi boca. Asumiré cada palabra de todo lo que dije. Aun en sueño, nunca me retractaré. César no está por encima de Dios y su poder no está por encima del poder de Dios. Y tras predicar la Iglesia y el Estado, ¿cómo puedo atender una convocatoria de César que me dice en rojo “UNA VEZ RECIBIDO”? Yo un profeta de Dios. ¿Y para qué? ¿Para que me registran con los dirigentes musulmanes, católicos, protestantes, evangélicos y branhamistas? ¡JAMÁS, JAMÁS, JAMÁS! No se enumeran a los animales y a los hombres juntamente. 
Como ciudadano, tengo mi documento de identidad, mi permiso de conducción y todo el resto. Pero como profeta, el Estado nada tiene que pedirme excepto cómo ellos harán para ser salvos. No quiero ser irrespetuoso para con nadie pero es el Estado el que se entremete en mis asuntos como un zorro en lo que no le concierne. A César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios.