Aller en haut de page

Actualidades

EL PROFETA KACOU PHILIPPE : SU ALEGATO PARA EL PROCESO DEL 03 DE JUNIO DE 2016

EL PROFETA KACOU PHILIPPE.

Su alegato para el proceso del 03 de junio de 2016

     Sr. juez, tras repetir el primer año de secundaria, me expulsaron en cuarto año de la misma en 1988. En abril de 1993, mientras yo trabajaba como obrero en una obra de construcción, recibí tres apariciones sobrenaturales que me indicaron que vendría un tiempo en que yo iba a predicar lo que no sé y que los hombres de todas las razas de la tierra creerían en eso. Estoy en prisión a causa de esta misión.

     Sr. juez, prediqué mi Mensaje del 2002 al 2014 en 124 predicaciones y lo publicó gratuitamente Édilivre que es una editorial francesa. El Mensaje está en francés, inglés, español, portugués, swahili y tamil. Se difunde el Mensaje por todos los medios de comunicación (radio, televisión, diarios, prospectos, predicaciones públicas,…). Hubo un tiempo en que un español llamado Orlando Azaria hacía caricaturas de mí luego un tal Smalto y eso se generalizó. Pero, aunque el Ministro de la Justicia sea mi fiel, no puedo recurrir al tribunal por eso porque es un asunto puramente religioso. Cuando mis hijas me hablan de las burlas de sus camaradas en la escuela, les digo: “Se hacen caricaturas de todo el mundo, incluidos los presidentes, Mahoma y el papa. Dominadlo. Así será durante toda vuestra vida”. Mis fieles organizaron la réplica hacia el 2014. A partir de este momento, todos los que me atacan son tomados como blanco. Eso es todo. Así fue como una tal señora Monney que no conozco se invitó ella misma en esta batalla religiosa tratándome de falso profeta y de Boko Haram espiritual porque dije que las mujeres no deben predicar.

     Hoy, estas personas, a ejemplo de esta señora, cancelaron sus publicaciones contra mí y fueron a presentar denuncia. Nunca pueden decir ante Dios que nunca me atacaron tratándome de falso profeta. Pero eso es asunto de doctrinas que nada tiene que ver con un tribunal.

     La justicia no debería actuar así encarcelándome abusivamente. Es un acto extremadamente injusto. Es una persecución religiosa y una violación de la libertad de expresión. Por eso califico este proceso de falso y sin fundamento. No soy culpable de nada. Voy a responder a las preguntas con cortesía pero es un falso proceso. Que me suelten o me condenen, rechazo el veredicto del tribunal, y pido que todo esto sea puesto en conocimiento de la comunidad internacional. En el año 325, cuando se estaba rasgando la Iglesia, el emperador Constantino no convocó el concilio de Nicea para encarcelar a alguien. Es un pleito avergonzado y estoy en prisión porque no hay derechos humanos en Costa de Marfil. Desde mi rapto sin orden de detención y mi arresto por el departamento de Información General hasta ahora, el Estado procura transformar un asunto puramente religioso en asunto civil por otras razones. Durante los interrogatorios, el Estado no sabe en qué momento soy un hombre religioso y en qué momento soy un ciudadano marfileño.

     Sr. juez, en la DITT (Dirección Informática de Rastros Tecnológicos) con un tal oficial Dezaï, me di cuenta  claramente de la tesis de conspiración. Vi el documento de mi condena ya firmado durante la audiencia. En el acta, vi que me podía asistir un abogado, un pariente o un amigo. Sin embargo él hizo salir al Sr. Koné Fakourou, un amigo mío que quería asistirme. Y durante el interrogatorio, una mala fe que nunca he visto era manifiesta. Aparte del teniente Ouattara de la Policía de Información General, todos ellos confundieron el trabajo con sus convicciones religiosas.

     Y cuando pregunto el porqué de mi detención, me dicen que no fui yo mismo pero fueron mis fieles quienes hicieron caricaturas en Internet. Digo: ¿Quiénes son mis acusadores? Me dicen el Ministerio Público. Digo: ¿Dice la ley que se puede castigar a alguien por la falta de otra persona? No me contestan. Sr. juez, la Biblia en la que usted presta juramento dice lo contrario en Ezequiel 18:20. Me dijeron que fui yo quien les enseñé eso. Dije: “De acuerdo pero, ¿fue el Señor Jesucristo quien enseñó a Pedro a cortar la oreja de Malco?”. Y todo esto, no lo escriben. Me dicen: Llegaremos a eso.

     Después de eso, debían llevarme a la policía del octavo distrito pero cuando se enteraron de que la prefectura de la policía recibía a muchas personas de las redadas, este mismo Dezaï me llevó allí donde sufrí terriblemente durante dos días. Una mujer asmática se había desmayado debido al calor, hicieron salir a los 187 presos de la cárcel excepto yo. Y una vez en el tribunal en la mañana del 20 de mayo de 2016, me dijeron que un fiscal iba a escucharme para ver si me deben llevar a la prisión o soltarme. Pero me llevaron directamente a la prisión sin escucharme. Sólo me hicieron firmar un documento que no leí. Una vez en la prisión, me sorprendió enterarme de que estoy en prisión porque yo habría profetizado la caída del gobierno actual. Y todo el mundo creía en esta mentira, incluso los guardias de la prisión. Otros dicen que es porque hablé contra Mahoma y el islam.

     Sr. juez, recibí dos informaciones. La primera sería que, estoy en la cárcel a causa de muchos dirigentes religiosos cristianos y musulmanes. Información confirmada por el secretario de la comisión protestante y evangélica de Costa de Marfil (diarios, vídeos, llamadas telefónicas). Muchos de ellos confirmaron los hechos.

     La segunda información sería que, a petición de las iglesias evangélicas pro-Gbagbo (ex-presidente marfileño), el Estado debe sacrificarme y a cambio, ellas van a dar su apoyo al poder actual. Y esto, debido a mi Mensaje que molesta a todo el mundo. Yo que nunca hice la política, ¿soy yo a quien se debe sacrificar para que se reconcilien el poder y los evangélicos pro-Gbagbo?
     Me enteré de que yo debería ser condenado a cumplir una pena prolongada y luego, me trasladarían a una prisión muy lejos de Abiyán para aislarme. Y un pastor habría dicho: “Él nos fastidia. Si es posible, llévenlo a La Haya para que podamos trabajar en paz”. De acuerdo, pero ¿se puede hacer encarcelar a alguien en nombre de Jesucristo para orar a qué dios?

     Sr. juez, ninguno de todos los pastores de Costa de Marfil me ha dirigido la palabra. Si ellos consideran que son cristianos, ¿qué dicen de Mat.18:15 que dice que si tienes algo contra tu hermano, no vayas a los tribunales (1 Cor.6:1-4) pero vete hacia él?  Nunca procuraron hablarme. Soy más bien yo quien les hablo primero. Todo lo que escribieron contra mí en Internet, lo borraron pero eso siempre quedará grabado en el muro de Dios en el Cielo hasta el juicio. Y por razones políticas, el Estado aplicó directamente su voluntad echándome a la cárcel sin por lo menos procurar saber quién hizo estas caricaturas y por qué y sin pedirme que ponga orden en mis filas. Es un pleito absurdo e injusto contra mi persona. Es un falso pleito y rechazo todo veredicto de este tribunal y apelo a la comunidad internacional. Este pleito no tiene ningún sentido. No tiene ninguna legitimidad. Si un futbolista injuria a otro futbolista sobre un campo de fútbol, ¿se puede recurrir a los tribunales por eso? Sólo otra razón puede justificar estos sufrimientos y este falso pleito contra mí.
     Sr. juez, fuera de eso, con relación a todo lo que prediqué y que está contenido en mi libro como el hecho de que todas las confesiones religiosas son del diablo o que una mujer no puede predicar, yo lo sostendré hasta mi muerte. Y si sufrí tanto a causa de esto, digo: “Amén”, ya que soy un profeta como los de la Biblia y la prisión es el bautismo y la copa de los grandes profetas. Eso debe ocurrir pero ay de aquellos por quienes eso ocurre.
    Sr. juez, cuando vi que me acusan de retar la autoridad pública, de incitación al odio religioso y de radicalismo religioso, yo me pregunté: ¿Por qué otro cargo de acusación sería crucificado el Señor Jesucristo si él volviera sobre la tierra hoy?

     Sr. juez, tengo la firme convicción que el motivo de mi encarcelamiento está inevitablemente en otra parte. Religiosos que predican cada día contra los brujos y fetichistas, ¿por qué se no puede predicar contra ellos también? ¿Ocurrió una vez en que los fetichistas los llevaron ante los tribunales?

     Sr. juez, todo lo que prediqué desde el 8 de julio de 2002 y que está contenido en mi libro, lo prediqué en virtud de la misión divina que recibí el 24 de abril de 1993. Y hasta mi muerte, nunca aceptaré que unos fracasados de la vida transformen la Biblia en mercancía y a pobres almas en clientes. Ésta es mi misión y nunca he obligado a alguien a aceptarlo. Un cristiano o un musulmán no puede condenarme por eso porque es el camino de los profetas y no hubo un solo profeta que no dijo eso. Y contrariamente a Mahoma, no tomé la espada para hacer una guerra santa. El África del Sur nunca encarceló a Ahmed Deedat.
     Para mí, todos estos sufrimientos desde mi rapto, mi detención por la Policía de Información General donde dormí durante cinco noches sobre una silla, la presión de la DITT, las noches en el sótano de la prefectura de la policía, el tribunal y ahora la gran prisión de Abiyán, es la historia la que se está repitiendo pero ya les perdoné. En mi celda de la prisión, me hice mil preguntas. ¿Se convirtió Dios en Satanás y ahora es Abel quien está persiguiendo a Caín? ¿Y son los discípulos de Jesús quienes entregan a los fariseos a los soldados romanos? Y si mi libro incita al odio religioso, ¿por qué lo publicó en el 2014 Edilivre que es la mayor editorial francesa y que la Librería de Francia lo vendió en Costa de Marfil? ¿Ve usted? Pero por mi parte, no haré daño a nadie. Cuando yo era muy pequeño, jugando en el polvo, les dije a mis padres que hasta mi muerte, no haré daño a nadie, nunca me pelearé y nunca llevaré a alguien a la policía y mucho menos puedo hacerlo ahora ya que soy cristiano.

NB: Pido que se entregue una copia a la prensa y a todas las instituciones de derecho.
Por mí mismo, el profeta Kacou Philippe, desde mi celda de la MACA, la gran prisión de Abiyán, el 29 de mayo de 2016. 

---------------